El amor sufre mucho

Pregúntele al apóstol Pablo cuáles son los frutos del Espíritu, y lo primero que dice es amor (Gálatas 5:22). Pablo diría que el amor es el mayor fruto del Espíritu, tal como dijo que el amor era el mayor don del Espíritu (1 Corintios 13:13).

Luego pregúntale a Paul qué es el amor y qué dice él primero. "El amor es paciente" (1 Corintios 13: 4). Ahora, no asumo que esto necesariamente significa que Paul creía que la paciencia es la mayor cualidad del amor. Pero el hecho de que lo mencione primero en esta hermosa descripción del amor cristiano debe hacernos reflexionar.

Amor versus resistencia

¿Qué tenía en mente Paul cuando escribió: "El amor es paciente"? La respuesta puede no ser tan obvia como parece.

Utilizamos el término paciencia para una gran variedad de cosas: por ejemplo, soportar a una persona generalmente difícil; no perder los estribos en el tráfico de las horas pico; inversión financiera a largo plazo; no gritarle a nuestro hijo que hoy está haciendo su enésima rabieta o que ha dejado la leche en el mostrador por enésima vez; trabajando constantemente hacia ese grado; o no pensar (o pronunciar) una blasfemia cuando el programa de software se detiene, lo que requiere un apagado completo y la pérdida de nuestro trabajo no guardado.

Pero Paul tenía un significado específico en mente cuando dijo esto. La traducción de King James nos da un poco más de ayuda lingüística: "La caridad sufre mucho". Mirar la palabra griega que Pablo escogió es aún más útil, una versión de la palabra makrothymia .

A veces los traductores de inglés eligen traducir la palabra griega hypomonē como “paciencia” (por ejemplo, Lucas 8:15; Romanos 2: 7; 2 Corintios 12:12; Apocalipsis 2: 3). Pero hypomonē difiere de makrothymia . Hypomonē casi siempre se refiere a la perseverancia o la resistencia ante circunstancias difíciles o dolorosas (piense en Santiago 1: 3). Pero makrothymia casi siempre se refiere a un amor tolerante, perseverante y paciente hacia una persona . Es una forma de amor abnegado que extendemos a otra persona.

El amor sufrido de Dios

Esta palabra tenía connotaciones poderosas para Pablo. Como judío, entendía la makrothymia - "amor sufriente " - como uno de los rasgos de carácter más fundamentales de Dios. Porque cuando Dios reveló su gloria a Moisés en la montaña, proclamó:

"El Señor, el Señor, un Dios misericordioso y misericordioso, lento para la ira, y abundante en amor y fidelidad constantes" (Éxodo 34: 6).

Esta descripción de Dios se repite una y otra vez en el Antiguo Testamento (por ejemplo, Números 14:18; Salmo 86:15; Joel 2:13; Jonás 4: 2). Y en el Antiguo Testamento griego (Septuaginta), que Pablo conocía como el dorso de su mano, la frase "lento para la ira" está capturada en una palabra griega: una versión de makrothymia .

Esta palabra es poderosa porque describe el amor increíblemente paciente de Dios hacia los pecadores. Dios fue amorosamente lento para enojarse con el pecado continuo de los pueblos antediluvianos durante muchos siglos. Fue amorosamente lento para enojarse con los pecados horribles y grotescos de los pueblos cananeos durante muchos siglos (Génesis 15:16). Fue amorosamente lento para enojarse con la rebelión idólatra de Israel durante el período de los jueces, y luego durante el período de los reyes durante muchos siglos. Y ha sido amorosamente lento para enojarse con el mundo malvado durante muchos siglos desde que Cristo vino, "no deseando que ninguno perezca, sino que todos alcancen el arrepentimiento" (2 Pedro 3: 9).

Es por eso que Paul usó makrothymia en oraciones como estas:

  • ¿O presumes las riquezas de la bondad, la paciencia y la paciencia [de Dios], sin saber que la bondad de Dios está destinada a llevarte al arrepentimiento? (Romanos 2: 4)
  • ¿Qué pasa si Dios, deseando mostrar su ira y dar a conocer su poder, ha soportado con mucha paciencia recipientes de ira preparados para la destrucción? (Romanos 9:22)

Dios, que es amor (1 Juan 4: 8), sufre mucho con los pecadores. Y es por eso que aquellos que nacen de Dios y conocen a Dios también sufren amorosamente con los pecadores.

Nuestro amor sufrido

Y así, Pablo y otros escritores del Nuevo Testamento frecuentemente usan makrothymia, porque:

  • Debemos recordar el tipo de paciencia misericordiosa, amable, paciente y lenta para enojar que Dios nos ha mostrado en Cristo. (1 Timoteo 1:16)
  • Por lo tanto, como Dios, debemos poner “corazones compasivos, amabilidad, humildad, mansedumbre y paciencia ( makrothymia ), teniendo paciencia entre nosotros y, si uno tiene una queja contra otro, perdonándose mutuamente; como el Señor nos ha perdonado, [nosotros] también debemos perdonar ”(Colosenses 3: 12–13; Efesios 4: 2; 1 Tesalonicenses 5:14; 2 Timoteo 4: 2)
  • Y cuando Dios ordena nuestros caminos a través del dolor y la dificultad, también debemos extenderle paciencia, paciencia y paciencia. Esto no se debe a que Dios nos hace mal en formas que requieren que lo perdonemos. Más bien, debemos recordar sus propósitos redentores con Abraham, Job, los profetas y otros para que nosotros, como ellos, esperemos pacientemente ( makrothymia ) en Dios para obtener sus promesas, liberaciones y vindicaciones. (Hebreos 6:15; Santiago 5: 10–11)

Es por eso que lo primero que dijo Pablo sobre el amor en el gran Capítulo de Amor de la Biblia es que es paciente (1 Corintios 13: 4). No se está refiriendo a la paciencia con inconvenientes (los que tal vez encajan mejor en la categoría "el amor no es irritable", 1 Corintios 13: 5). Ni siquiera se está refiriendo a la paciencia sufrida en medio de la aflicción (Apocalipsis 14:12). Se refiere a la paciencia hacia las personas.

Y esta es una paciencia duradera. Dios nos está llamando a ti y a mí a amar a las personas que ha puesto en nuestras vidas, a pesar de que algunos de ellos han hecho o están haciendo un gran mal. Debemos amarlos con amor makrothymia - amor sufriente .

Makrothymia el amor no es permisivo; no tolera el pecado, el abuso o la injusticia en el sentido de permitir esas cosas. Debemos confrontarlos. Pero lo hacemos en el espíritu de Éxodo 34: 6 y en el poder del Espíritu de 1 Corintios 13, recordando que el amor "lleva todas las cosas, cree todas las cosas, espera todas las cosas, aguanta todas las cosas" y que "el amor nunca termina ”(1 Corintios 13: 7–8).

Un amor que nunca termina es un amor que sufre mucho.

Recomendado

Jesús también tenía familiares incrédulos
2019
La cura para nuestra envidia
2019
¿Dios 'autor' peca?
2019