Carta a un amigo sobre la llamada "salvación del señorío"

Introducción

Nota explicativa: En la edición de febrero de 1989 de The Standard, la revista de noticias y comentarios de la Conferencia General Bautista, publiqué una crítica muy afirmativa del libro de John MacArthur, El Evangelio según Jesús (Grand Rapids: Zondervan, 1988). Un ministro respetado y efectivo de nuestra comunidad me respondió con seria preocupación por lo que estaba diciendo. La esencia de su preocupación se ve en algunos extractos de su carta. Voy a cambiar algunos detalles para no llamar la atención sobre ninguna persona, porque mi amigo habla por muchos.

Él dijo: “Cerca de los quince años acepté a Cristo como mi Salvador. Cuando miro hacia atrás en mi vida, puedo ver que tuvo una influencia poderosa durante mis últimos años de adolescencia y principios de los veinte. Al final de mis veinte años comencé a darme cuenta del concepto de Cristo como Señor. Mientras investigaba ese concepto y luchaba con él, me di cuenta de que para que Cristo fuera Señor, tenía que presentarle todo. A principios de mis treinta años hice exactamente eso. El concepto de "salvación del señorío" que usted apoya significaría que si hubiera muerto a los veintidós años, es decir, antes de que Cristo fuera Señor, no habría ido al cielo ".

¡Querido amigo!

Gracias por tomarse el tiempo y el interés de responder a mi reseña del libro de John MacArthur, El Evangelio según Jesús . He oído de tu amor por Cristo y tu fidelidad en el evangelismo y el discipulado. Esto es claro también por su respuesta. Y le doy gracias a Dios por ello. Espero que estas cosas puedan discutirse de una manera que minimice los malentendidos generalizados. Si ve alguna tergiversación de su pensamiento, hágamelo saber.

Interpretando experiencias en dos etapas

¿Sabes cuál creo que el mayor problema es entre la forma en que veo las cosas y la forma en que las ves? No es tanto que niegue su experiencia, sino que no estoy de acuerdo con la forma en que la describe o la interpreta. Puedo aceptar que recibiste a Cristo como tu Salvador cerca de los quince años, y que en ese momento te convertiste de manera salvadora. Alabo a Dios porque abrió tus ojos como Lidia (Hechos 16:14) y te atrajo hacia su Hijo (Juan 6:44) y sacó el corazón de piedra y lo puso en un corazón de carne (Ezequiel 36:26) y te concedió que te arrepientas (2 Tim. 2:25) y creas (Fil. 1:29) y seas salvo por gracia, aparte de cualquier obra (Ef. 2: 8).

No solo eso, puedo aceptar que algunos años más tarde, cuando tenía poco más de treinta años, tuvo otra experiencia notable con Cristo en la que hizo un compromiso decisivo con él como Señor y le entregó todo en su vida. Esta experiencia, o algo así, se cuenta una y otra vez en mi iglesia a medida que las personas dan sus testimonios.

Destaco la palabra experiencia, porque supongo que su descripción ha sido influenciada significativamente por un paradigma popular y contemporáneo que, a mi juicio, no es completamente bíblico. Creo que puedo mostrar esto de las Escrituras. Pero los cientos de testimonios que he escuchado a lo largo de los años también lo confirman.

Uno puede decir con bastante rapidez a las personas a las que se les ha enseñado a describir su experiencia en esta secuencia de dos etapas, Señor-Salvador. Como he consultado a algunas de estas personas, me ha quedado claro que la naturaleza secundaria de la descripción a veces está tan ligada a la autenticidad de la experiencia que cuestionar la descripción es como cuestionar la experiencia, lo cual dudo en hacer . Solo Dios es el juez final de la verdadera experiencia de salvación de una persona. Pero la Biblia es el juez de cómo debemos describirla.

Cuando he sugerido a otros otra forma de describir lo que les ha sucedido, a menudo han visto la verdad en lo que digo y han dejado caer el paradigma de los dos pasos, Salvador-Señor, como sub y engañoso.

Un monje católico convertido

Recuerdo a un compañero en particular de Sudáfrica, un monje católico convertido. Fue convertido notablemente por la obra soberana de Dios una noche durante sus oraciones vespertinas en el monasterio. Sabía que era una persona nueva a la mañana siguiente cuando, en lugar de enojarse por las molestas oraciones de su vecino a las 3:00 a.m., sintió lástima y compasión por él.

Su vida, típicamente tuvo sus altibajos cuando descubrió cada vez más el significado de pertenecer a Jesús. Al abandonar el monasterio se unió a un ministerio en Sudáfrica. A través de este ministerio aprendió a interpretar su experiencia y a dar su testimonio en una secuencia de dos etapas, Señor-Salvador. Él habló de la conversión a Cristo como Salvador y de una sumisión posterior a él como Señor.

Pero cuando se sentó a nuestra mesa un domingo después del servicio, contando su historia, me di cuenta de que las cosas simplemente no estaban de acuerdo. El paradigma no funcionó. Su experiencia, como salió en su interacción más larga con nosotros, simplemente no encajaba. Entonces le dije, lo que creo que te diría si te estuviera hablando ahora, “Sabes, Bill (no es su nombre real), creo que Jesús fue tu Señor antes de ese acto posterior de sumisión. Creo que él fue tu Señor la noche en que te convertiste y desde entonces tu experiencia ha sido una de cada vez más rendición a sus derechos soberanos como Señor sobre tu vida. Y no creo que te hayas inclinado ante su señoría consistentemente desde esa vez que lo "hiciste Señor". No estás totalmente rendido ahora o estarías sin pecado. Pero él sigue siendo tu Señor ahora. Y entonces no fuiste totalmente rendido, pero él era tu Señor entonces.

Bill estaba atónito de que cuestionaría su testimonio. Nadie le había hablado así nunca. Solo había escuchado un paradigma para describir su experiencia. Se sentó en silencio durante unos minutos y luego dijo: "Sabes, creo que tienes razón". Y continuó diciendo que nunca se había sentido del todo bien y que lo que dije parecía tener más sentido. las Escrituras así como su experiencia.

Mi padre el evangelista

Mi propio padre es un evangelista de tiempo completo y ha guiado a miles de almas a Cristo en los últimos cuarenta años del ministerio fiel del evangelio. Lo llamé en Easley, SC, para que ensayara su experiencia y me leyera como evangelista en los dos pasos, paradigma del Señor Salvador.

Dijo que solía hablar de esa manera, pero que lo ha abandonado en los últimos años (acaba de cumplir setenta) debido a la cantidad de daño que vio en las iglesias, ya que alentó a las personas a pensar que se salvaron y que no. Citó Romanos 10: 9 por teléfono y dijo: "Si una persona no tiene a Jesús como Señor, no lo tiene en absoluto".

Él mismo recibió a Cristo a la edad de seis años en las rodillas de su madre. Luego, cuando era adolescente en 1934 durante los servicios especiales en la iglesia de su padre en Reading, Pensilvania, fue acusado de la profunda debilidad de su vida y la cobardía de su testigo. Él avanzó y "se rindió totalmente al Señor". Esa fue la primera vez, dijo, que conocía la plenitud del Espíritu en su vida, y se volvió valiente, incluso de pie al día siguiente en su escuela secundaria pública. y predicando por veinte minutos.

Pero él no dice que Jesús no era su Señor antes de esa experiencia de rendición más profunda. Más bien habla de venir más plenamente para someterse a su señoría que había reinado salvadoramente durante su vida durante los últimos diez años, pero que le había permitido tener muchas luchas y llegar a una crisis de compromiso.

Luego, a la edad de treinta años, hubo otra crisis. Se estaba ahogando en deudas y experimentaba depresión e insomnio. Comenzó a leer un libro de James McConkey sobre la sumisión a Dios. La base del libro fue el Salmo 37: 4-5, y el autor habló de comprometerlo todo con Dios y someterse al plan soberano de Dios para su vida y descansar en él. Mi padre dijo que se dio cuenta en ese momento, a pesar del gran poder en su vida para salvar almas, que no estaba totalmente sometido a Dios. Se inclinó y volvió a entregar todo al Señor. Dijo que encontró una paz más allá de todo lo que había conocido.

Su punto fue, y mi punto es, que desde el momento de nuestra primera aceptación salvadora de Cristo, él es nuestro Rey y Señor y Salvador y Sacerdote y Profeta y Consejero. Todo lo que él es, él es para aquellos que son suyos. Y luego comienza una vida de vacilación y rendición creciente a Cristo en todo lo que él es. Esto puede venir en forma de crisis decisivas, o en forma de un compromiso gradualmente creciente, o en forma de rendiciones diarias. El señorío de Cristo, en realidad, es algo que no se descubre ni se rinde una vez, sino miles de veces. Es rendirse a su señoría lo que está en juego cada vez que somos tentados a pecar, todos los días.

Él era mi señor. Entonces "lo hice salvador"

Tengo otro amigo que dice su testimonio de esta manera: recibí a Jesús como mi Señor cuando era un niño, pero pasaron muchos años antes de que descubriera cuánto quería salvarme de mis pecados de lujuria, codicia y orgullo. Luego tuve un poderoso encuentro con Jesús y descubrí esta gran intención salvadora y "lo convertí en mi Salvador" de una manera nueva y poderosa.

Eso tiene tanto que decir como el paradigma inverso. Probablemente querríamos amonestarlo de que debe haber recibido a Jesús como Salvador al principio en algún sentido . Él tendría que admitir que, creo, así como creo que tendrías que admitir que recibiste a Jesús como Señor en algún sentido cuando fuiste salvo por primera vez.

Incluso hay indicios en su respuesta a mí de que Jesús era el Señor de su vida antes de la experiencia de crisis en sus primeros treinta años. Una indicación es su afirmación de que Cristo "tuvo una influencia poderosa durante mis últimos años de adolescencia y comienzos de los veinte". ¿No podríamos decir que esta palabra "poderoso" significa que Jesús tuvo una influencia " señorial " en su vida en esos años? ¿Era pasivo o ejercía el poder de su reinado como Señor? Si estabas siendo influenciado poderosamente por el Jesús resucitado, fue el Señor quien te estaba influenciando, porque solo como Señor, Cristo reina y trabaja entre su pueblo.

Puedes decir: "Pero no me relacioné con él como Señor en esos años". Me pregunto si eso es exactamente cierto. Me pregunto sobre esto porque algo puede ser real incluso cuando no lo entendemos completamente o incluso usamos el lenguaje correcto para describirlo. Por ejemplo, ¿una persona no “nace de nuevo” solo porque nunca ha escuchado el término “nacido de nuevo” y no se relaciona con Jesús en esos términos sino solo en términos de fe, perdón y expiación? No. Una persona es igual de nacida de nuevo si cree en Jesús, incluso si nunca ha oído hablar de la palabra "regeneración" o del término "nacer de nuevo". Muchos han nacido de nuevo y salvados a través de tratados evangélicos que no dicen nada sobre el término "renacimiento".

Así que creo que es posible que muchas personas "tengan a Jesús como su Señor" que no piensen mucho en ese término (como evidentemente no lo hicieron durante diez años después de su conversión). Si no estuvieras tratando con Cristo como alguien que autoritariamente llama a la novedad de la vida, probablemente hubieras cambiado muy poco. Pero su testimonio es que Cristo "tuvo una influencia poderosa" en su vida en esos primeros días. Creo que estabas tratando con él como tu Señor a pesar de que ese no haya sido un título que entendiste completamente. Estoy seguro de que no lo hice en mis primeros días como creyente.

De hecho, ninguno de nosotros todavía comprende las implicaciones completas del señorío de Cristo en nuestras vidas. Estoy luchando todos los días para saber lo que el Señor me exige en elecciones específicas entre buenas opciones. Cada día aprendo el alcance de su señorial control del mundo y sus misteriosas formas de cumplir sus promesas como Señor de mi vida y de mi iglesia. Someterse al señorío de Cristo es una actividad de toda la vida. Debe renovarse todos los días en muchos actos de confianza y obediencia. La sumisión al señorío de Cristo no es simplemente una experiencia de una vez por todas.

¿Rechazando a Cristo como Señor y aún salvo?

Digo "no simplemente" porque, en cierto sentido, es una experiencia única. Creo que esto es conversión. Y si entiendo la principal diferencia entre nosotros, está aquí. Pareces decir que una persona puede convertirse y salvarse incluso si rechaza la afirmación de Jesús de ser su Señor. Puedo estar equivocado aquí. Pero eso parece ser la implicación de lo que estás diciendo. Porque si solo está diciendo que una persona puede salvarse y no conocer completamente las implicaciones del señorío de Cristo, entonces no tenemos ningún argumento sobre este punto.

Pero su respuesta va más allá de eso, creo, y dice que las personas "no tienen a Cristo como Señor" y, sin embargo, son salvas. Tomo la frase, "no tengo a Cristo como Señor", que significa "rechazar su señorío". De lo contrario, solo estaría diciendo que todas las personas salvadas poseen a Jesús como Señor de sus vidas, pero viven esa sumisión en mayor o menor grado. consistencia. Pero eso es lo que estoy diciendo. No habría disputa.

Entonces, supongo que usted está diciendo algo mucho más extremo, a saber, que a las personas se les puede presentar las demandas de Cristo como Señor y decir: "No, no quiero inclinarme ante él como Señor, y no lo hago". aceptar su reclamo sobre mi vida como Guía y Maestro autorizado ", pero aún así ser salvo (¡si creen que él murió por ellos!). Si eso es lo que estás diciendo, entonces hay una gran diferencia entre nosotros. Y no solo entre usted y yo, sino entre usted y siglos de ortodoxia cristiana.

Sin seguridad mientras se intenta el pecado

La Biblia deja en claro, creo, que las personas que rechazan persistentemente el mandato del señorío de Jesús no tienen ninguna garantía para creer que son salvos. Estas personas no deberían sentirse consoladas de que se salven simplemente porque hubo un momento en que "creyeron" los hechos del Evangelio o caminaron por un pasillo o firmaron una tarjeta o rezaron una oración. De hecho, Jesús parece mucho más ansioso por explotar la seguridad de falsas "profesiones de fe" que por dar seguridad a las personas que tienen la intención de vivir en pecado. ¿Dónde refuerza la "seguridad eterna" de una persona que no está dispuesta a abandonar el pecado?

No estoy diciendo que solo se salven personas perfectas. No hay personas perfectas en esta tierra. Pecamos todos los días y cada buen trabajo que hacemos está contaminado con restos pecaminosos de corrupción. Estoy diciendo que una persona que continúa rechazando voluntariamente los mandamientos de Jesús para su vida no tiene garantía de salvación. La evidencia de esto se encuentra en los pasajes de las Escrituras que figuran al final de esta carta.

Para aclarar lo que creo que la Biblia enseña acerca de la salvación por fe, me gustaría responder a algunos otros puntos específicos en su carta que parecen reflejar un malentendido de lo que estoy diciendo o un rechazo (sin suficiente garantía) de que estoy diciendo.

Si muriera antes de hacer de Jesús Señor

1. Usted dice: "El concepto de 'salvación del señorío' significaría que si hubiera muerto a los veintidós años, es decir, antes de que Cristo fuera Señor, no habría ido al cielo".

Creo que ya he dicho lo suficiente para asegurarle que mi interpretación de su experiencia es muy esperanzadora. Creo que te habrías ido al cielo. Pero, ¡oh, cómo me gustaría que pudieras sentir cómo san Pablo y Jesús y todos los grandes y piadosos portavoces de la ortodoxia cristiana durante 1900 años se estremecerían al escuchar las palabras, "Antes de que Cristo fuera el Señor"!

¿En qué parte del Nuevo Testamento puedes encontrar algo parecido a una descripción de un verdadero creyente? Esta forma de hablar acerca de un creyente inmaduro no tiene garantía en el Nuevo Testamento. ¡Y es tan engañoso!

Es engañoso porque Cristo es el Señor si lo reconocemos o no (Hechos 2:36; Filipenses 2:11). Y es engañoso porque él es el Señor de todo verdadero creyente, ya sea que entendamos esto o lo obedezcamos completamente o no.

Solo considere estas pocas observaciones. Decenas de veces por escrito a todos los creyentes de una iglesia, Pablo se refiere a Jesús como "nuestro Señor". Algunos de estos lugares tienen que acoger a todos los creyentes, no solo a aquellos que son más maduros en su devoción a Cristo. Por ejemplo, Romanos 8:39 es un texto que probablemente querría usar para alentar a un creyente vacilante de que estaba seguro en los brazos de Dios. Sin embargo, el versículo dice que nada nos separará del "amor de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor ".

Si el versículo es para consolar al lector, el lector debe verse a sí mismo en el "nuestro". Pablo no tiene intención aquí de decir que hay algunos cristianos que no tienen a Jesús como Señor y, por lo tanto, no tienen seguridad. Todos los cristianos verdaderos pueden decir "nuestro Señor" y ser incluidos aquí. (Lo mismo podría decirse de Romanos 6:23.)

Romanos 10: 9 dice: "Si confiesas con tus labios que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo". Es algo aterrador, en vista de este versículo, contar personas que no tienen que confesar a Jesús como Señor para ser salvos. Eso es justo lo contrario de lo que dice la escritura. (Romanos 10:13 es igual de fuerte).

En Romanos 14: 7-8, Pablo dice: “ Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno de nosotros muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor; entonces, ya sea que vivamos o que muramos, somos del Señor ". Observe la frase, " ninguno de nosotros ". No hay ningún grupo de cristianos que no viva para el Señor. Podemos hacerlo de manera imperfecta y vacilante. Pero pertenecer al Señor es vivir para el Señor.

Pablo simplemente identifica a los cristianos en 1 Corintios 1: 2 como "todos los que en todo lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, tanto su Señor como el nuestro". Él puede hacer esto porque convertirse en cristiano significa confesar a Jesús como Señor (Romanos 10: 9) e invocando el nombre del Señor (Romanos 10:13).

Pablo describió el contenido de su predicación del evangelio así: "Porque lo que predicamos no es a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor " (2 Corintios 4: 5). Y en 1 Tesalonicenses 1: 8 dice que la difusión de este evangelio por las iglesias es el sonido de "la Palabra del Señor ". Este no es un mensaje de "discipulado" de segunda etapa. Esto es lo que predicó como el evangelio.

No recibiste un medio cristo

En Colosenses 2: 6, Pablo dice: "Así como recibiste a Cristo Jesús el Señor, vive en él". Esta es la forma en que debemos hablar con los nuevos creyentes: recibiste a Jesús en todos sus oficios cuando lo recibiste para salvación. No recibiste medio Cristo. Él es Profeta, Sacerdote y Rey, y él es esto para ti. Este es el que recibiste. Ahora vive en él de una manera que se adapte a sus oficinas. Si lo rechazas en cualquiera de sus oficinas, rechazas al Cristo y te queda uno de tu propia creación que no puede salvar.

Hay muchos otros usos del término "Señor" en el Nuevo Testamento que muestran que Pablo y los demás nunca concibieron la posibilidad de decir que una persona podría salvarse y "no tener a Jesús como Señor". No es una forma de hablando y es peligrosamente engañoso.

2. Usted dice con respecto a equipar a las personas para el evangelismo: “Debemos tener un concepto que sea transferible. Si tenemos que desarrollar el concepto de "salvación del señorío", la tarea se vuelve imposible. Será lo suficientemente difícil equipar a nuestra gente para comunicar la salvación por fe ".

Hay un malentendido grave de "salvación del señorío" en esta cita y una actitud cuestionable hacia la Escritura.

Señorío La salvación es salvación por fe

2.1 El malentendido es la implicación de que la salvación del señorío no es otra cosa que "salvación por fe". Pablo le dijo al carcelero filipino: " Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo". Él dijo: "Cree"., "Cree en el Señor ". Ahora eso es señorío, salvación y salvación por fe, ambas . La pregunta no es si la salvación es por fe. Lo es (Efesios 2: 8). La pregunta es primero, ¿qué es la fe? y segundo, ¿en quién tenemos fe?

La respuesta de Pablo es que tenemos fe en el Señor . Esto no convierte la salvación en salvación por obras. Simplemente significa que tenemos que saber en quién estamos confiando.

La respuesta a la pregunta, ¿Qué es la fe? es el más básico en toda esta controversia. No es un simple asentimiento mental a los hechos, no hechos de señorío y no hechos del Salvador. Es un sincero venir a Cristo y descansar en él por lo que es y lo que ofrece. Es un acto del corazón que ya no odia la luz sino que sale a la luz porque se ha creado un nuevo conjunto de papilas gustativas espirituales y ahora Cristo sabe satisfacer al alma. Esta noción de fe se toma principalmente del Evangelio de Juan, donde Jesús dice: “Yo soy el pan de vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed ”(Juan 6:35). (Véanse los textos al final de esta carta bajo el título "La naturaleza de la fe en el Evangelio de Juan". [También vea la discusión sobre la fe salvadora en el Capítulo Nueve de Los placeres de Dios .])

Esta visión de la fe implica que la fe misma inevitablemente alejará a una persona del pecado porque la fe es un descanso en lo que Jesús tiene para ofrecer, es decir, el camino de la vida. La obediencia no es algo añadido artificialmente a la fe salvadora después de un segundo descubrimiento en el camino cristiano. Es lo que hace la fe porque la fe es el apego del alma a Jesús por el perdón y la guía, y esperamos que tenga que ser feliz. Si no haces lo que dice el médico, no confías en él.

Entonces, la salvación del señorío no es, enfáticamente, nada más que la salvación por fe (fe verdadera) en el Señor Jesucristo.

¿La experiencia o las Escrituras definen el Evangelio?

2.2 Su cita también contiene una actitud cuestionable hacia las Escrituras. Digo cuestionable porque no creo que realmente quieras decir lo que te escucho decir, a saber, que nuestra definición de evangelismo y del evangelio debe coincidir con lo que decidimos que es efectivo y viable (transferible) si es o no fuera de sincronía con las Escrituras.

Usted dice: "Si tenemos que desarrollar el concepto de salvación del señorío, la tarea se vuelve imposible". ¿Sabes lo que escucho en esa oración? Escucho las palabras de los discípulos después de que Jesús rechazó al joven rico sin ser salvado porque no se sometería a la demanda de Jesús de dejar de amar su dinero. Dicen: "¿Quién, entonces, puede salvarse?" Y Jesús dice: "Con los hombres es imposible".

No me parece que su rechazo a la "salvación del señorío" (porque sería "imposible" enseñar) esté en línea con la actitud de Jesús. Es su decisión de juicio que esto es "imposible", no la Biblia. La Biblia no dice que este tipo de evangelismo es imposible y Jesús, y los apóstoles demuestran con sus vidas que no lo es.

Jesús dijo que es difícil el camino que lleva a la vida y pocos son los que lo encuentran (Mateo 7:14). ¿Podría ser que estamos tan empeñados en tener resultados inmediatos y medibles que hemos definido el evangelio y el evangelismo de una manera que permita a las personas comprender y responder incluso sin la comprensión espiritual y el cambio de corazón? Me temo que esto es en gran parte por qué somos tan débiles como iglesia. Los mismos cimientos han sido colocados incorrectamente.

Sorprendentemente no bíblico

3. Usted dice: “Uno de mis objetivos principales [al discipular a cuatro hombres] es llevarlos a un punto donde Cristo se convierta en Señor. Esa es una tarea primordial del discipulado ".

¡Encuentro estas palabras asombrosamente no bíblicas! ¡En ninguna parte! En ninguna parte del Nuevo Testamento, puedes encontrar una idea así, que los cristianos maduros deberían sugerir a los nuevos creyentes que Cristo no es su Señor. ¿Honestamente crees que el apóstol Pablo permitiría que un nuevo converso le dijera: "Jesús no es mi Señor, pero yo soy salvo"?

Ahora déjame ver si puedo enfriarme aquí y ser conciliador. Nuevamente, creo que en esencia estás enseñando algo verdadero, a saber, que muy a menudo una persona se convierte sin darse cuenta de las implicaciones completas del señorío de Cristo para sus vidas.

Es como decidir unirse al ejército y saber que habrá un comandante, pero sin darse cuenta de todo lo que él puede decirle y toda la rebelión que aún permanece en su corazón. Pero eso es muy diferente de decir que puedes unirte al ejército mientras rechazas el derecho del comandante de decirte qué hacer.

Así que estoy de acuerdo en que discipular es "enseñarles a observar todo lo que te ordené" (Mateo 28:19). Pero no estoy de acuerdo con que Jesús no sea el Señor (comandante) de los verdaderos cristianos. Nadie es un cristiano que no, en principio (es decir, incluso si no conoce todos los detalles), doblegue la rodilla a Jesús como Señor y diga, de una forma u otra, que estoy muerto al pecado y vivo para Dios. "Los que pertenecen a Cristo (¡TODOS!) Han crucificado la carne" (Gálatas 5:24).

¿Cómo se predica a los cristianos desobedientes y profesos?

4. Usted pregunta: "¿Podríamos atrevernos a decir que ellos [los creyentes profesos indiferentes, apáticos, tacaños y no comprometidos] no tienen salvación?"

Creo que nuestra falta de voluntad para tomar en serio esta posibilidad es una de las cosas que hace que la predicación en nuestro país sea anémica. Si usted mide por la predicación de Jesús y por las epístolas de Pablo la manera de predicar a los cristianos desobedientes y profesantes, significa decir cosas como: “Te advierto, como te advertí antes, que aquellos que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios "(Gá. 5:21; cf. 1 Cor. 6: 9-10). ¡Ojalá fueses frío o calor! Entonces, como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca ”(Apoc. 3: 15-16). “ Esfuérzate por entrar por la puerta angosta ; para muchos, les digo, buscarán entrar y no podrán ”(Lucas 13:24). “ Si vives según la carne, morirás ” (Romanos 8:13).

La ausencia de este tipo de predicación, con tanta urgencia para los creyentes profesantes, es una de las debilidades del púlpito evangélico. Estoy desconcertado de que estés tan indeciso al considerar que millones de cristianos profesos no se salvan, cuando eso es lo que Jesús sugiere muy firmemente que era cierto en su día (Mateo 7: 13-14) y que será cierto al final de la historia. edad: nuestro día (Mateo 24: 12-13).

MacArthur tiene razón cuando dice que Jesús con mucha más frecuencia pone en duda la falsa seguridad de las personas de lo que intenta dar seguridad a cualquier principiante intencionalmente desobediente. Y sin embargo, parece que tenemos la preocupación opuesta. Nos retractamos de poner en duda la seguridad de cualquiera si es un creyente profesante. Y retrocedemos al decirles a los nuevos creyentes algo sobre las demandas de Jesús que les haría preguntarse si realmente son salvos. No estamos sincronizados con Jesús o las epístolas en este momento.

Trabaja para el Señor de la Gloria

Bueno, espero que lo que he dicho nos ayude a ambos a ser lo más efectivos posible en la causa inmensamente importante del evangelismo y las misiones mundiales. Mi gran carga es que sabemos lo que es el evangelio. Creo que se ha diluido en algunas presentaciones hasta el punto de que no es el mensaje robusto, poderoso y que cambia la vida que escucho en el Nuevo Testamento.

Espero que las líneas se abran entre nosotros para una mayor conversación. Estas cosas son inmensamente importantes. No habrá un avivamiento duradero y profundo aparte de un compromiso radical con la verdad completa de todo lo que la Biblia enseña (Hechos 20: 20, 27).

Alabo a Dios por cómo te ha usado en su servicio. Que nada de lo que digo se escuche como una disminución de la gran forma en que Dios está bendiciendo su vida y su trabajo. ¡Que la gran gracia continúe coronando todas tus labores para el Señor de la gloria!

Tu compañero en la Gran Obra,

John Piper

Apéndice: Textos que apuntan a la necesidad de rendirse a Cristo como Señor para heredar la vida eterna

NOTA: Ninguno de estos textos significa que la salvación se puede obtener por obras de la ley. La salvación es por gracia a través de la fe; no viene de nosotros mismos; Es el don de Dios (Ef. 2: 8). Lo que enseñan estos textos es que la fe que justifica también santifica (Hechos 15: 9). Toda la obediencia de los creyentes necesaria para la salvación final es la obediencia que proviene de la fe (1 Tes. 1: 3; 2 Tes. 1:11; Gálatas 5: 6; Hebreos 10: 35-36; 11: 8). Si no proviene de la fe, es legalismo y no gana nada más que una condena más profunda (Romanos 9:32). Lo que se enseña en todos estos textos es esto: “Por mis obras te mostraré mi fe. . . La fe aparte de las obras es estéril. . . la fe aparte de las obras está muerta ”(Santiago 2:18, 20, 26). La salvación es por gracia a través de la fe. Pero la fe salvadora no es un consentimiento mental infructuoso a los hechos del Evangelio. Estos textos apuntan a la verdad de que la fe que salva se alimenta de Jesús con tal satisfacción que gradualmente nos alejamos de las adicciones esclavizantes al pecado (Juan 6:35; Hebreos 11: 24-26).

La necesidad de hacer el bien

Mateo 7: 21-23, “No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. En ese día muchos me dirán: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y echamos demonios en tu nombre, y hicimos muchas obras poderosas en tu nombre?" Y luego les declararé: ' Nunca te conocí. Apártate de mí, malhechores .

Juan 5: 28-29, “No te maravilles de esto; porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz y saldrán, los que hicieron el bien, a la resurrección de la vida, y los que hicieron el mal, a la resurrección del juicio ".

Romanos 2: 6-10, “Porque él dará a cada hombre según sus obras: a aquellos que con paciencia y bondad buscan la gloria, el honor y la inmortalidad, Él dará vida eterna ; pero para aquellos que son sinceros y no obedecen la verdad, sino que obedecen la maldad, habrá ira y furia. Habrá tribulación y angustia para cada ser humano que hace el mal, primero el judío y también el griego, pero gloria, honor y paz para todos los que hacen el bien, primero el judío y también el griego ".

Gálatas 6: 9: "Y no nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos, si no nos desanimamos".

1 Timoteo 5: 8, "Si alguien no mantiene a sus parientes, y especialmente a su propia familia, ha repudiado la fe y es peor que un incrédulo ".

Santiago 2: 17, 26, “La fe en sí misma, si no tiene obras, está muerta . . . Porque como el cuerpo, aparte del espíritu, está muerto, así la fe, aparte de las obras, está muerta .

La necesidad de la obediencia

Mateo 7: 24-27, “Todos los que escuchen estas palabras Mías y las hagan serán como un hombre sabio que construyó su casa sobre la roca; y cayeron las lluvias y vinieron las inundaciones y los vientos soplaron y golpearon sobre esa casa pero no cayó, porque había sido fundada en la roca. Y todos los que escuchen estas palabras Mías y no las hagan serán como un hombre tonto que construyó su casa sobre la arena; y cayeron las lluvias y vinieron las inundaciones, y los vientos soplaron y golpearon contra esa casa, y cayó; y genial fue su caída ".

Mateo 12: 48-50: “Pero Jesús respondió al hombre que le dijo: '¿Quién es mi madre y mis hermanos?' Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: '¡Aquí están mi madre y mis hermanos! Porque quien hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos es mi hermano, mi hermana y mi madre ".

Lucas 13: 6-9, “Y contó esta parábola: un hombre tenía una higuera plantada en su viña; and he came seeking fruit on it and found none and he said to the vinedresser, 'Lo, these three years I have come seeking fruit on this fig tree, and I found none. Cut it down; why should it use up the ground?' And he answered him, 'Let it alone, sir, this year also, until I dig about it and put on manure. And if it bears fruit next year, well and good but if not you can cut it down .'“

Luke 8:11-15, “Now the parable is this: The seed is the word of God. The ones along the path are those who have heard; then the devil comes and takes away the Word from their hearts, that they may not believe and be saved. And the ones on the rock are those who, when they hear the Word receive it with joy; but these have no root, they believe for a while and in time of temptation fall away. And as for what fell among the thorns, they are those who hear, but as they go on their way they are choked by the cares and riches and pleasures of life, and their fruit is not mature. And as for that in the good soil, they are those who, hearing the Word, hold it fast in an honest and good heart, and bring forth fruit with patience .”

John 14:15, “If you love me you will keep my commandments .”

John 15:2, “ Every branch of mine that bears no fruit, he takes away, and every branch that does bear fruit he prunes, that it may bear more fruit.”

John 3:36, “He who believes in the Son has eternal life; he who does not obey the Son shall not see life, but the wrath of God rests upon him.”

Romans 6:12, 14, “Let not sin therefore reign in your mortal bodies, to make you obey their passions . . . For sin will have no dominion over you, since you are not under law but under grace.”

1 Corinthians 6:9-10, “Do you not know that the unrighteous will not inherit the Kingdom of God? Do not be deceived, neither the immoral nor idolaters nor adulterers nor sexual perverts nor thieves nor the greedy nor drunkards nor revilers nor robbers will inherit the Kingdom of God.”

Hebrews 5:8-9, “Although He was a Son, He learned obedience through what He suffered; and being made perfect He became the source of eternal salvation to all who obey Him .”

Hebrews 10:36, “For you have need of endurance, so that you may do the will of God and receive what is promised.”

1 John 2:4, “He who says 'I know Him, ' but disobeys his commandments is a liar, and the truth is not in him.” (See 1 John 3:1-10.)

1 John 2:17, “And the world passes away, and the lust of it; but he who does the will of God abides forever .”

The Necessity of Holiness

2 Thessalonians 2:13, “But we are bound to give thanks to God always for you, brethren beloved by the Lord, because God chose you from the beginning to be saved through sanctification by the Spirit and belief in the Truth.”

Hebrews 12:14, “Strive for peace with all men, and for the holiness without which no one will see the Lord.”

The Necessity to Forgive Others

Matthew 6:12-15, “And forgive us our debts, as we also have forgiven our debtors; and lead us not into temptation but deliver us from evil. For if you forgive men their trespasses, your heavenly Father also will forgive you; but if you do not forgive men their trespasses, neither will your Father forgive your trespasses .”

Note : The eternal significance of this forgiveness in Matthew 6 is made plain in the parable of the unforgiving servant in Matthew 18. Jesus is not merely talking about losing fellowship. He is talking about losing God if we go on through life with an unforgiving spirit.

Matthew 18:32-35, “Then his lord summoned him and said to him, 'You wicked servant! I forgave you all that debt because you besought me; and should not you have had mercy on your fellow servant as I had mercy on you?' And in anger his lord delivered him to the torturers, until he should pay all his debt. So also my heavenly Father will do to every one of you, if you do not forgive your brother from your heart.”

The Necessity Not to Live According to the Flesh

Romans 8:12-14, “So then, brethren, we are debtors not to the flesh, to live according to the flesh— for if you live according to the flesh, you will die, but if by the Spirit you put to death the deeds of the body you will live. For all who are led by the Spirit of God are sons of God .”

Galatians 5:19-21, “Now the works of the flesh are plain: immorality, impurity, licentiousness, idolatry, sorcery, enmity, strife, jealousy, anger, selfishness, dissension, haughty spirit, envy, drunkenness, carousing, and the like. I warn you, as I warned you before, that those who do such things will not enter the Kingdom of God .”

Galatians 5:24, “ Those who belong to Christ Jesus have crucified the flesh with its passions and desires.”

Galatians 6:8, “For he who sows to his own flesh will from the flesh reap corruption; but he who sows to the Spirit will from the Spirit reap eternal life .”

The Necessity of Being Free From the Love of Money

Luke 14:25-33, “Now great multitudes accompanied Him; and He turned and said to them, 'If anyone comes to me and does not hate his own father and mother and wife and children and brothers and sisters, yes, and even his own life, he cannot be my disciple. Whoever does not bear his own cross and come after me cannot be my disciple . . . so therefore whoever of you does not renounce all that he has cannot be my disciple. '“

Luke 18:18-22, “And the ruler asked him, 'Good Teacher, what shall I do to inherit eternal life ?' And Jesus said to him, 'Why do you call me good? No one is good but God alone. You know the commandments: “Do not commit adultery, do not kill, do not steal, do not bear false witness, honor your father and mother.'” And he said, 'All these I have observed from my youth.' And when Jesus heard it, he said to him, 'One thing you still lack. Sell all that you have and distribute to the poor, and you will have treasure in heaven; and come follow me .'“

The Necessity of Love to Christ and God

Matthew 10:37-39, “ He who loves father or mother more than me is not worthy of me ; and he who loves son or daughter more than me is not worthy of me; and he who does not take his cross and follow me is not worthy of me. He who finds his life will lose it, and he who loses his life for my sake will find it.”

Matthew 24:12-13, “And because wickedness is multiplied, most men's love will grow cold. But he who endures to the end will be saved .”

John 8:42, “Jesus said to them, ' If God were your Father, you would love me, for I proceeded and came forth from God.'“

Romans 8:28, “All things work together for good for those who love God and are called according to His purpose.”

1 Corinthians 2:9-10, “As it is written, 'What no eye has seen, nor ear heard, nor the heart of man conceived, what God has prepared for those who love Him, ' God has revealed to us through the Spirit.”

1 Corinthians 8:3, “But if one loves God, one is known by Him .”

1 Corinthians 16:22, “ If anyone does not love the Lord let him be accursed .”

2 Thessalonians 2:9-10, “The coming of the lawless one by the activity of Satan will be with all power and with pretended signs and wonders, and with all wicked deception for those who are to perish because they refuse to love the truth and so to be saved .”

2 Timothy 4:8, “Henceforth there is laid up for me the crown of righteousness which the Lord, the righteous Judge, will award to me on that day, and not only to me, but also to all who have loved His appearing.”

James 1:12, “Blessed is the man who endures trial, for when he has stood the test he will receive the crown of life which God has promised to those who love him .”

James 2:5, “Listen, my beloved brethren. Has not God chosen those who are poor in the world to be rich in faith and heirs of the Kingdom which He has promised to those who love Him ?”

1 Peter 1:8, “Without having seen Him you love Him ; though you do not now see Him you believe in Him and rejoice with unutterable and exalted joy.”

1 Peter 2:7, “To you, therefore, who believe, he is precious .

1 John 2:15, “Do not love the world or the things in the world. If anyone loves the world, love for the Father is not in him .”

The Necessity to Love Others

Matthew 25:40-46, “And the King will answer them, 'Truly, I say to you, as you did it to one of the least of these my brethren, you did it to Me.' Then He will say to those at His left hand, 'Depart from me, you cursed, into the eternal fire prepared for the devil and his angels; porque tenía hambre y no me diste de comer, tenía sed y no me diste de beber, era un extraño y no me acogiste, desnudo y no me vestiste, enfermo y en prisión y no me visitaste . ' Then they also will answer, 'Lord, when did we see you hungry or thirsty or a stranger or naked or sick or in prison, and did not minister to you?' Then He will answer them, ' Truly, I say to you, as you did it not to one of the least of these, you did it not to me.' And they will go away into eternal punishment, but the righteous into eternal life .”

Luke 10:25-28, “And behold a lawyer stood up to put Him to the test, saying, 'Teacher, what shall I do to inherit eternal life ?' He said to him, 'What is written in the law, how do you read?' And he answered, 'You shall love the Lord with all your heart, and with all your soul, and with all your strength, and with all your mind; and your neighbor as yourself .' And He said to him, ' You have answered right; do this, and you will live .'“

Galatians 5:6, “For in Christ Jesus neither circumcision nor uncircumcision is of any avail, but faith working through love .”

1 Peter 3:9, “Do not return evil for evil or reviling for reviling'; but on the contrary bless, for to this you have been called, that you may obtain a blessing.”

1 John 3:14, “ We know that we have passed out of death into life, because we have loved the brethren. He who does not love remains in death .”

1 John 4:8, 20, “ He who does not love does not know God ; for God is love . . . . If anyone says, 'I love God, ' and hates his brother, he is a liar for he who does not love his brother whom he has seen, cannot love God whom he has not seen.”

The Necessity to Love the Truth

2 Thessalonians 2:10, “[They] are to perish because they refused to love the truth and so be saved .”

The Necessity of Being Childlike

Matthew 18:2-3, “And calling to Him a child, He put him in the midst of them, and said, 'Truly, I say to you, unless you turn and become like children, you will never enter the Kingdom of Heaven .'”

The Necessity to Bridle the Tongue

James 1:26, “If any one thinks he is religious and does not bridle his tongue but deceives his heart, this person's religion is vain .”

The Necessity of Perseverance

Mark 13:13, “You will be hated by all for My name's sake. But he who endures to the end will be saved .”

Luke 9:62, “Jesus said to him, ' No one who puts his hand to the plow and looks back is fit for the Kingdom of God .'“

1 Corinthians 15:1-2, “Now I would remind you, brethren, in what terms I preached to you the gospel, which you received, in which you stand, by which you are saved, if you hold it fast —unless you believed in vain.”

Colossians 1:21-23, “And you, who once were estranged and hostile in mind, doing evil deeds, He has now reconciled in His body of flesh by His own death, in order to present you holy and blameless and irreproachable before Him, provided that you continue in the faith, stable and steadfast, not shifting from the hope of the gospel, which you heard, which has been preached to every creature under heaven, and of which I, Paul, became a minister.”

2 Timothy 2:11-12, “This saying is sure: If we have died with Him, we shall also live with Him; if we endure, we shall also reign with Him ; if we deny Him, He also will deny us.”

Hebrews 3:6, “Christ was faithful over God's house as a Son. And we are His house if we hold fast our confidence and pride in our hope.”

Hebrews 3:12-14, “Take care, brethren, lest there be in any of you an evil, unbelieving heart, leading you to fall away from the living God. Exhort one another every day, as long as it is called today, that none of you may be hardened by the deceitfulness of sin. For we have shared in Christ, if we hold our first confidence to the end .”

Hebrews 6:11-12, “We desire each one of you to show the same earnestness in realizing the full assurance of hope until the end, so that you may not be sluggish, but imitators of those who through faith and patience inherit the promises .”

Hebrews 10:36, “For you have need of endurance, so that you may do the will of God and receive what is promised .”

The Necessity of Walking in the Light

1 John 1:7, “ If we walk in the light, as He is in the light, we have fellowship with one another, and the blood of Jesus His Son cleanses us from all sin .”

The Necessity of Repentance

Luke 3:3, John the Baptist “went into all the region about the Jordan, preaching a baptism of repentance for the forgiveness of sins .”

Mark 1:14-15, “Now after John was arrested, Jesus came into Galilee preaching the gospel of God, and saying, 'The time is fulfilled, and the Kingdom of God is at hand; repent and believe in the gospel .'“

Luke 3:8, “ Bear fruits that befit repentance, and do not begin to say to yourselves, 'We have Abraham as our father'; for I tell you, God is able from these stones to raise up children of Abraham.”

Luke 5:32, “I have not come to call the righteous, but sinners to repentance .”

Luke 13:1-3, “There were some present at that very time who told Him of Galileans whose blood Pilot had mingled with their sacrifices. And he answered them, 'Do you think that these Galileans were worse sinners than all the other Galileans, because they suffered thus? I tell you, no; but unless you repent you will all likewise perish .'”

Luke 15:7, “Just so, I tell you, there will be more joy in heaven over one sinner who repents than over ninety-nine righteous persons who need no repentance.

Luke 24:46-47, “Thus it is written, that the Christ should suffer and on the third day rise from the dead, and that repentance and forgiveness of sins should be preached in His name to all nations, beginning from Jerusalem.”

Acts 2:38, “And Peter said to them, ' Repent, and be baptized every one of you in the name of Jesus Christ for the forgiveness of your sins ; and you shall receive the gift of the Holy Spirit.'”

Acts 3:19, “ Repent therefore, and turn again, that your sins may be blotted out, that times of refreshing may come from the presence of the Lord.”

Acts 5:31, “God exalted Him at His right hand as Leader and Savior, to give repentance to Israel and forgiveness of sins .”

Acts 11:18, “When they heard this they were silenced. And they glorified God, saying, 'Then to the Gentiles also, God has granted repentance unto life .'“

Acts 20:21, “Testifying both to Jews and to Greeks of repentance to God and faith in our Lord Jesus Christ .”

The Necessity of Warfare Vigilance

1 Timothy 6:12, “Fight the good fight of faith; take hold of eternal life to which you were called when you made the good confession in the presence of many witnesses.”

Matthew 7:13-14, “ Enter by the narrow gate ; for the gate is wide and the way is easy that leads to destruction, and those who enter by it are many. For the gate is narrow and the way is hard that leads to life and those who find it are few.”

Luke 13:24, “ Strive to enter by the narrow door ; for many, I tell you, will seek to enter and will not be able.”

Hebrews 3:12-14, “ Take care brethren lest there be in any of you an evil, unbelieving heart, leading you to fall away from the living God. Exhort one another every day, as long as it is called today, that none of you may be hardened by the deceitfulness of sin. For we share in Christ, if we hold our first confidence to the end.”

Hebrews 12:14, “ Strive for peace with all men, and for the holiness without which no one will see the Lord .”

1 Corinthians 9:24-27, “Do you not know that in a race all the runners compete, but only one receives the prize? So run that you may obtain it . Every athlete exercises self-control in all things. They do it to receive a perishable wreath, but we an imperishable. Well, I do not run aimlessly, I do not box as one beating the air, but I pommel my body, and subdue it, lest after preaching to others I myself should be disqualified.”

2 Timothy 4:7, “I have fought the good fight, I have finished the race, I have kept the faith.”

God's Promise of Preservation in Holiness

Note : In Chapter Six of The Pleasures of God I tried to show that part of the good news of God's sovereign grace is that “This truth enables us to own up to the demands for holiness in the Scripture and yet have assurance of salvation.” The key to assurance is not to reduce commands from requirements to options, but rather to magnify grace as a power to obey as well as a pardon for sin. This essential truth of grace as power as well as pardon is developed in Chapter Nine in The Pleasures of God under the heading, “God's pleasure in obedience is good news because the obedience he loves is the obedience of faith.” The following passages express the certainty of what God's gracious power will achieve for the child of God.

Mark 13:22, “False christs and false prophets will arise and show signs and wonders, to lead astray, if possible, the elect.”

Luke 22:31-32, “Simon, Simon, behold, Satan demanded to have you that he might sift you like wheat, but I have prayed for you that your faith may not fail ; and when you have turned again, strengthen your brethren.”

John 10:27-30, “My sheep hear my voice, and I know them, and they follow Me ; and I give them eternal life, and they shall never perish, and no one shall snatch them out of My hand. My Father, who has given them to Me, is greater than all, and no one is able to snatch them out of my Father's hand. I and the Father are one.”

Romans 8:30, “And those whom He predestined He also called; and those whom He called He also justified; and those whom He justified He also glorified .”

1 Corinthians 1:8-9, “ He will sustain you to the end, guiltless in the day of our Lord Jesus Christ. God is faithful, by Whom you were called into the fellowship of His Son, Jesus Christ our Lord.”

Philippians 1:6, “I am sure that He who began a good work in you will bring it to completion at the day of Jesus Christ.”

Philippians 2:13, “ God is the one who is at work in you, both to will and to work for His good pleasure .”

1 Thessalonians 5:23-24, “May the God of peace Himself sanctify you holy; and may your spirit and soul and body be kept sound and blameless at the coming of our Lord Jesus Christ. He who calls you is faithful and He will do it .”

2 Timothy 1:12, “I am not ashamed, for I know whom I have believed, and I am sure that He is able to guard until that Day what has been entrusted to me.”

Hebrews 13:20-21, “Now may the God of peace who brought again from the dead our Lord Jesus, the Great Shepherd of the sheep, by the blood of the eternal covenant, equip you with everything good that you may do His will, working in you that which is pleasing in His sight through Jesus Christ; to whom be glory forever and ever. Amén."

1 Peter 1:5, “ Who by God's power are guarded through faith for salvation ready to be revealed in the last time.”

The Nature of Faith in the Gospel of John

John 3:19-21, “And this is the judgment, that the light has come into the world, and men loved darkness rather than light, because their deeds were evil. For everyone who does evil hates the light, and does not come to the light, lest his deeds should be exposed. But he who does what is true comes to the light, that it may be clearly seen that his deeds have been wrought in God.”

Note : Coming to the Christ is one way John describes faith (John 6:35). But no one comes to the light if they hate the light (John 3:20). So before there can be the coming of faith there must be the deeper transformation that brings us to love the light and not hate it. This means that saving faith in John's Gospel is the act of a new heart and not merely the mental assent of an old one that does not love the light. Love is implicit in John's view of saving faith. And this is why he says in 1 John that if we don't love we don't even know God and have not passed from death to life (1 John 3:14; 4:8, 20).

John 3:36, “He who believes in the Son has eternal life; He who does not obey the Son shall not see life, but the wrath of God rests upon him.”

John 4:14, “Whoever drinks of the water that I will give him will never thirst ; the water that I shall give him will become in him a spring of water welling up to eternal life.”

Note : Saving faith is spoken of here as a drinking of water that satisfies the deepest longings of the soul. This satisfaction is what gives faith its life-changing power. It replaces sin with “the expulsive power of a new affection” (the title of an old sermon by Thomas Chalmers).

John 6:35, “I am the Bread of Life; he who comes to Me shall not hunger, and he who believes in Me shall never thirst.”

Note : This confirms that coming is a way of talking about believing. It also confirms that John 4:14 was talking about faith. It also shows that faith is a feeding and drinking from the presence and promise of Jesus to the degree that we are not dominated by the alluring pleasures of sin (Romans 6:14).

John 5:41-44, “I do not receive glory from men. But I know that you have not the love of God within you. I have come in my Father's name and you do not receive Me; if another comes in his own name, him you will receive. How can you believe, who receive glory from one another and do not seek the glory that comes from the only God ?”

Note : Faith is impossible for a person who is in love with the praise of men. So faith is of such a nature that it excludes the bondage to applause. It includes a love for God that makes the praise of men pale by comparison to what God is.

John 8:45-47, “But, because I tell you the Truth you do not believe Me. Which of you convicts Me of sin? If I tell you the Truth, why do you not believe Me? He who is of God hears the words of God; the reason why you do not hear them is because you are not of God.”

Note : You cannot even hear the word of God (in a compliant way) if you are not “of God, ” that is, not born anew by the free-blowing Spirit (John 3:8; 1:12-13). Therefore faith is a fruit of God's work in the soul and comes from a heart regenerate and drawn to Christ. This is what Jesus means in John 6:44 when he says, “No one can come to me unless the Father draws him.” The drawing enables the coming, which we have seen is faith. The drawing corresponds to being “of God” in John 8:47 and being Jesus' sheep in John 10:27.

John 10:25-28, “Jesus answered them, 'I told you, and you do not believe. The works that I do in my Father's name, they bear witness to me; but you do not believe, because you do not belong to my sheep. My sheep hear my voice, and I know them and they follow Me.'“

Note : You do not become a sheep by believing. You can believe only because you are a sheep. This is the way Jesus taught the doctrine of election as John records it. The teaching is also found in John 6:44, 65; 8:47; 18:37; 3:8; etc. But the point for faith is that it comes from a certain heart—a heart of a sheep of Jesus which is described like this: My sheep hear my voice . . . and follow me. Faith therefore must be of such a nature that it produces that following.

John 12:25, “He who loves his life loses it and he who hates his life in this world will keep it for eternal life.”

Note : Hating the life in this world means being willing to suffer in obedience to Jesus command of love, just like he suffered for the sake of love. This shows that eternal life cannot be inherited by a faith that is fruitless and leaves the heart loveless and selfish.

John 15:2, “ Every branch of mine which bears no fruit, He takes away, and every branch that does bear fruit He prunes, that it might bear more fruit.”

Note : Fruitless faith is not saving faith and results in being cut off from Jesus (like Judas). As verse 6 says, “He is cast forth as a branch and withers; and the branches are gathered and thrown into the fire and burned.” (Ponder John 13:8-10.)

Recomendado

Una razón para estar realmente ofendido
2019
La regla de oro en las citas cristianas
2019
Jesús y los animales salvajes
2019